Leidy Marcela Bedoya Rodríguez1

En Colombia, las formas mediante las cuáles se puede disolver el vínculo matrimonial, son las siguientes:

  • La muerte real o presunta de uno de los cónyuges.
  • El divorcio judicialmente decretado.

Ambas causales de disolución del matrimonio, están reguladas en el artículo 5to de la Ley 25 de 1992, artículo que derogó el artículo 152 del Código Civil en el cuál solo se establecía la disolución del matrimonio civil por las causales anteriormente descritas y establecía que, para el matrimonio religioso, las causales se establecían en sus propias normas.

¿Qué es el divorcio?
En palabras de Gerardo Trejos “el divorcio consiste en la disolución en vida de los cónyuges, de un matrimonio válidamente contraído”, definición que va de la mano con lo expresado por Sara Montero Duhalt, la cual indica que “el divorcio es la forma legal de extinguir un matrimonio válido en vida de los cónyuges, decretada por autoridad competente que permite a los mismos contraer con posterioridad un nuevo matrimonio válido”.

¿Me puedo divorciar solo ante un juez o también puedo hacerlo ante una notaría?
Si, en Colombia existen dos tipos de divorcios, el divorcio por mutuo acuerdo o voluntario y el divorcio contencioso, es decir sin acuerdo de las partes.

El divorcio por mutuo acuerdo, puede llevarse por dos vías, la primera es la Notarial, es la forma más ágil y sencilla, por ello es conocido como el divorcio exprés; esto está permitido desde el año 2005, pero debe ser obligatoriamente por intermedio de abogado.

El Decreto 4436 de 2005, es el encargado de regularlo, allí se establece todo lo pertinente a la petición, es decir, todo lo que debe contener la solicitud de divorcio o la cesación de efectos civiles si es matrimonio religioso, además de los respectivos anexos o los documentos que lo deben acompañar.

Es necesario precisar que, cuando hay hijos menores de edad se deben regular unos aspectos básicos, como lo son: la cuota alimentaria, la custodia o cuidado personal y el régimen de visitas.

La segunda forma de llevar un divorcio o cesación de efectos civiles por mutuo acuerdo es por jurisdicción voluntaria, es decir, ante un juez de la república.

El divorcio contencioso, como su nombre lo indica, es aquel que es motivo de disputa y por ende es objeto de litigio, debido a esto es obligatorio que se lleve mediante vía judicial, el trámite de este proceso está regulado en el código general del proceso en su artículo 38, en este se establece cual y como es el procedimiento que se debe seguir. En la respectiva sentencia el juez se pronunciará, además, si fuere el caso, del cuidado de los hijos menores, de los gastos de crianza y educación de estos, es decir lo referente a los alimentos.

¿Qué sucede si me arrepiento después de haber iniciado el trámite?
No hay ningún problema, las partes podrán manifestarlo y de esta manera dar por terminado el proceso, es más, si ya se habían divorciado podrán volver a celebrar matrimonio civil si es su decisión.

¿Cómo sé que ya estoy divorciado?
El estado civil de las personas está consignado en el registro civil de nacimiento, por ello, después de que el juez en sentencia decrete el divorcio o el Notario mediante escritura pública lo decrete, estos procederán a enviar copia respectiva de la misma al respectivo funcionario del estado civil para su inscripción en el folio de matrimonio y en el de nacimiento de cada uno de los cónyuges.

¿Cuáles son las razones por las que me puedo divorciar?
El Código Civil en el Artículo 154, consagra cuales son las causales existentes para poder tramitar un divorcio.

1. Las relaciones sexuales extramatrimoniales de uno de los cónyuges.

2. El grave e injustificado incumplimiento por parte de alguno de los cónyuges de los deberes que la ley les impone como tales y como padres.

3. Los ultrajes, el trato cruel y los maltratamientos de obra.

4. La embriaguez habitual de uno de los cónyuges.

5. El uso habitual de sustancias alucinógenas o estupefacientes, salvo prescripción médica.

6. Toda enfermedad o anormalidad grave e incurable, física o síquica, de uno de los cónyuges, que ponga en peligro la salud mental o física del otro cónyuge e imposibilite la comunidad matrimonial.

7. Toda conducta de uno de los cónyuges tendientes a corromper o pervertir al otro, a un descendiente, o a personas que estén a su cuidado y convivan bajo el mismo techo.

8. La separación de cuerpos, judicial o, de hecho, que haya perdurado por más de dos años.

9. El consentimiento de ambos cónyuges manifestado ante juez competente y reconocido por éste mediante sentencia.

¿Qué sucede con los matrimonios religiosos?
El artículo 1 de la Ley 25 de 1992, establece que “Tendrán plenos efectos jurídicos los matrimonios celebrados conforme a los cánones o reglas de cualquier confesión religiosa o iglesia que haya suscrito para ello concordato o tratado de Derecho Internacional o convenio de Derecho Público Interno con el Estado colombiano” …

Es necesario recalcar, que el proceso que se lleva a cabo cuando el matrimonio es por rito religioso es la cesación de efectos, es decir, cesan todos los efectos civiles que se hayan contraído en el matrimonio, pero el vínculo religioso sigue igual y ese trámite se debe hacer ante la autoridad religiosa competente; este trámite le permite a los cónyuges volver a contraer matrimonio civil, esto es, ante juez o notario.

¿Cuáles son los efectos del divorcio?
El artículo 11 de la Ley 25 de 1992, prescribe que:

Ejecutoriada la sentencia que decreta el divorcio, queda disuelto el vínculo en el matrimonio civil y cesan los efectos civiles del matrimonio religioso, así mismo, se disuelve la sociedad conyugal, pero subsisten los deberes y derechos de las partes respecto de los hijos comunes y, según el caso, los derechos y deberes alimentarios de los cónyuges entre sí.

Es preciso entender que el divorcio y la cesación de los efectos civiles ante notario, producirán los mismos efectos que el decretado judicialmente.

Referencias
República de Colombia. Congreso de la República. Ley 25 de 1992. “Por medio de la cual se desarrollan los incisos 9, 10, 11, 12 y 13 del artículo 42 de la Constitución Política.” Versión digital disponible en: http://www.secretariasenado.gov.co/senado/basedoc/ley_0025_1992.html. (octubre de 2018)

República de Colombia. Gobierno Nacional. Decreto 4436 de 2005. “Por medio del cuál se reglamenta el artículo 34 de la Ley 962 de 2005, y se señalan los derechos notariales correspondientes. Versión digital disponible en: http://www.funcionpublica.gov.co/eva/gestornormativo/norma.php?i=18346. (octubre de 2018)

Trejos, Gerardo. (1999). Derecho de Familia Costarricense. Edit. Juricentro: San José.

Ontero, Sara. (1984). Derecho de Familia. México: Edit. Porrúa.

* El ABCES que se presenta a continuación fue asesorado por la docente: Viviana Cecilia Vásquez Carvajal1. Estudiante de octavo semestre de la Facultad de Derecho de la Universidad CES. Correo electrónico: bedoya.leidy@uces.edu.co

Cerrar menú