Ana María Hernández Vasco1

La paternidad hace referencia a aquella relación jurídica que ostenta un individuo respecto a otro, de la cual se derivan múltiples derechos y obligaciones. De acuerdo al artículo 213 del Código Civil1  la paternidad se presume por el simple hecho del nacimiento del hijo que ha sido concebido durante el matrimonio o unión marital de hecho. Dicha presunción puede ser desvirtuada a través de un proceso conocido como impugnación de la paternidad.

¿A qué se refiere la palabra filiación?
La filiación es uno de los atributos de la personalidad jurídica2, y es considerada como aquel vínculo existente entre dos personas, más específicamente los padres con los hijos, y del cual se derivan unos derechos y unas obligaciones.

Entre los efectos básicos de la filiación se encuentran los siguientes: determina los apellidos, produce el parentesco y la patria potestad (deber de velar por los hijos, alimentarlos, educarlos, procurarles una formación integral, representarlos y administrar sus bienes), y además genera el derecho de alimentos, es decir, aquella obligación que en principio tienen los padres para con los hijos de procurarle todo lo relativo a la satisfacción de las necesidades de subsistencia, educación, asistencia médica y cuidado.

Por regla general la filiación se acredita por medio del Registro Civil de Nacimiento.

¿Qué es la paternidad y cuáles son los derechos y obligaciones que se derivan de la misma?
La paternidad y la maternidad son una parte integrante de la institución jurídica de la filiación. La paternidad alude a aquella relación o vinculo natural y/o jurídico que une a los descendientes con sus progenitores (padres con sus hijos) y de la cual se derivan una serie de deberes, obligaciones, facultades y derechos. En consecuencia de lo anterior se puede afirmar que el padre por el solo hecho de serlo asume frente a sus hijos una serie de derechos y obligaciones, los cuales son producto de lo que se conoce como autoridad paterna y patria potestad.

Los niños, niñas y adolescentes son sujetos de especial protección; derivado de lo anterior los padres tienen ciertas obligaciones frente a sus hijos, a través de las cuales se debe velar por la protección de sus derechos y además se debe garantizar el desarrollo integral en todos los aspectos de su vida (vivienda digna, manutención, educación, salud, entre otros). Algunos de estos deberes u obligaciones que tienen los progenitores frente a sus hijos son: criar a sus hijos, darles un hogar, alimentos y todo lo necesario para procurar un desarrollo satisfactorio; formarlos integralmente y brindarles una educación adecuada, asistirlos desde un ámbito moral y económico, entre otros.

¿Existe dentro del ordenamiento alguna presunción acerca de la paternidad?
Atendiendo a que el Estado tiene la obligación especial de asistencia y protección de los derechos y garantías de los niños, niñas y adolescentes, no puede permitir que exista incertidumbre con respecto a los vínculos familiares de los mismos, ya que esto acarrearía una vulneración de sus derechos. Por ello, se consagra “la presunción legal de paternidad” teniéndola como el amparo de los principios y valores consagrados en la Constitución. Dicha presunción, de acuerdo a las normas, consiste en que se presume que el hijo que nace dentro del matrimonio o la unión marital de hecho tendrá por padres a los conyugues o a los compañeros permanentes.

¿Se puede desvirtuar la presunción de paternidad?
Si bien es cierto que la ley reconoce tal presunción, también autoriza en unos casos determinados para impugnarla3, de conformidad con lo establecido en los artículos 213 al 224 del Código civil(modificado por la Ley 1060 de 20065). Atendiendo a esto, se establecieron en el ordenamiento los medios judiciales idóneos a través de los cuales se podrá controvertir y desvirtuar tal presunción.

¿Qué es la impugnación de la paternidad?
La impugnación de la paternidad es una acción legal por medio de la cual se faculta a una persona para que formule demanda ante la autoridad competente (Juez de Familia de la residencia del menor), teniendo como finalidad la extinción del vínculo filial existente entre el supuesto padre y el menor6.

¿Qué debo hacer para iniciar un proceso de impugnación de la paternidad?
De acuerdo al artículo 386 de Código General del Procesopara iniciar un proceso de impugnación de la paternidad se deben seguir unas reglas especiales como:

  • El proceso inicia presentando una demanda, la cual deberá contener todos los hechos, medios de prueba y peticiones respectivas.
  • Dentro del proceso uno de los elementos más fundamentales es la prueba con marcadores genéticos de ADN. Esta podrá ser aportada con la demanda u ordenada por el juez. Se debe tener en cuenta que la renuencia a la práctica de la prueba hará presumir cierta la paternidad impugnada.
  • No será necesario practicar la prueba de ADN cuando el demandado no se oponga a las pretensiones.
  • Dentro de este proceso existe la posibilidad de decretar alimentos provisionales, solo en la medida de que el juez encuentre que se tienen fundamentos razonables. De igual manera se podrá suspenderlos, cuando se encuentren fundamentos razonables para la exclusión de la paternidad.

¿Quién puede impugnar la paternidad?
De acuerdo a la ley y a las diversas disposiciones normativas frente al tema, están legitimados y gozan de la posibilidad para impugnar la paternidad las siguientes personas:

  • La madre y cónyuge o compañero permanente que se presume padre.
  • El hijo
  • El padre biológico o la madre biológica
  • Los herederos del presunto padre (dicha posibilidad desaparece cuando el padre ha reconocido expresamente al hijo como suyo mediante un testamento)
  • Los familiares ascendientes del presunto padre, es decir, los presuntos abuelos del menor de edad.

¿Se tiene un límite para iniciar el proceso de impugnación de la paternidad o puede iniciarse en cualquier tiempo?
Se debe tener en cuenta que cuando son los menores quienes van a iniciar el proceso de impugnación de la paternidad no tienen una limitante de tiempo, es decir, ellos pueden promover dicho proceso en cualquier momento. Por el contrario, cuando son los presuntos padres quienes van a iniciar deberán hacerlo dentro de los ciento cuarenta (140) días siguientes a aquel en que tuvieron conocimiento de que no eran el padre o madre biológicos (De conformidad con lo establecido en la ley 1060 del 26 de julio de 20068)

Referencias
Código Civil, Ley 57 de 1887 (mayo 26) Fecha de la consulta [27 de Septiembre de 2018]. Disponible en: http://www.alcaldiabogota.gov.co

Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF), Concepto 81 de 2013 (junio 25), Fecha de consulta [26 de septiembre de 2018]. Disponible en: https://www.icbf.gov.co

Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF), Concepto 20 de 2014 (Febrero 27), Fecha de consulta [29 de Septiembre de 2018]. Disponible en: https://icbf.gov.co

Código Civil, Ley 57 de 1887 (mayo 26) Fecha de la consulta [27 de Septiembre de 2018]. Disponible en: http://www.alcaldiabogota.gov.co

Ley 1060 de 2006 (Julio 26) Fecha de consulta [27 de Septiembre de 2018]. Disponible en: https://www.icbf.gov.co

Corte Constitucional, Sentencia C-258 de 06 de mayo de 2015, M.P. Dr. Jorge Ignacio Pretelt Chaljub, Fecha de la consulta [29 de Septiembre de 2018]. Disponible en: http://www.corteconstitucional.gov.co

Código General del Proceso, Ley 1564 de 2012 (Julio 12), Fecha de la consulta [29 de Septiembre de 2018]. Disponible en: http://www.alcaldiabogota.gov.co

Ley 1060 de 2006 (Julio 26) Fecha de consulta [27 de Septiembre de 2018]. Disponible en: https://www.icbf.gov.co

* El ABCES que se presenta a continuación fue realizado bajo la asesoría de la Docente Viviana Cecilia Vásquez Carvajal.
1. Estudiante de décimo semestre de la Facultad de Derecho de la Universidad CES.

Cerrar menú